mayo 2015

vida
LA PULGA Y EL SER HUMANO.

La vida no se preocupa más por mí ni por ti que por una pulga. La vida no te recompensa si eres bueno ni te castiga si eres malo. Simplemente porque la vida, gracias a Dios, no piensa como un ser humano; no juzga. La...